“Compartir sensaciones”

La primera vez que llegamos a este rincón de Asturias, la luz, los colores, los sonidos y aromas de la naturaleza inundaron nuestros sentidos. Los cantos de los pájaros cada mañana, el olor de la hierba recién segada o los colores de un atardecer sobre Los Picos son regalos que Abamia nos ofrece cada día. Esas mismas sensaciones deseamos compartir con nuestros huéspedes durante su estancia en nuestra casa.

“Construir un sueño”

En su construcción, hemos querido conservar líneas arquitectónicas tradicionales con los elementos propios de la zona, pero aprovechando las ventajas y la estética de los nuevos materiales, con el fin de ofrecer a nuestros huéspedes las máximas comodidades sin renunciar al placer de sentirse en plena naturaleza. Edificada en una finca de siete mil metros cuadrados, y situada en lo alto de una ladera orientada al sur, ofrece unas inolvidables vistas sobre los Picos de Europa y sobre hermosos paisajes del Concejo de Cangas de Onís.

“Disfrutar cada momento”

Amplias zonas comunes se abren hacia el exterior, permitiendo que la belleza de estas tierras forme parte del decorado de nuestra casa.

Ponemos a su servicio una amplia cafetería, con servicio de desayunos para los clientes alojados; Una agradable terraza para disfrutar de hermosas vistas tomando una copa, en las épocas más templadas, así como un salón de lectura con una variada oferta de literatura y juegos de mesa.